top of page

Hacemos proyectos exitosos



Los proyectos son complejos por lo tanto requieren de una planificación, una ejecución y un control cuidadosos para cumplir con los objetivos establecidos.

Sin embargo, muchas veces los proyectos se retrasan y no se entregan en el plazo acordado, lo que genera inconvenientes, pérdidas y frustración tanto para los clientes como para los gestores.

¿Qué factores influyen en el retraso de los proyectos ? ¿Cómo se pueden evitar o minimizar?

En ésta artículo, vamos a mostrar como trabajamos con clientes nuestros para lograr cumplir la fecha de entrega y cómo solucionarlos.

1. Definición y alcance del proyecto

El proyecto debe tener objetivos claros, medibles y realistas, además el alcance debe estar bien definido además de acotado. El equipo debe saber qué se espera de él, y qué criterios se usarán para evaluar el éxito del proyecto. El cliente necesita transmitir una visión clara de lo que quiere y evitar cambiar constantemente de opinión.

Por lo tanto antes de iniciar el proyecto, es necesario realizar un análisis de las necesidades y expectativas del cliente, y establecer unos objetivos SMARTE (específicos, medibles, alcanzables, relevantes temporales y Ecológicos).

Si, le sumamos el termino Ecológico, porque utilizando el Power Skill® de empatía, tenemos que determinar que el esfuerzo no afecte a las personas y su entorno.

Porque cuando paramos en la T de temporal, no miramos el impacto que tiene en los talentos tanto en las otras actividades como en su vida personal. por lo tanto si no es “ecológico” para el y su entorno es muy posible que no se cumpla con el objetivo del proyecto.

 

2 planificación y estimación

El proyecto no tiene un plan detallado que defina las tareas, los recursos, los plazos, los costes y los riesgos del proyecto. Las estimaciones son poco precisas o se basan en suposiciones o intuiciones. El equipo que tenga desarrollado el Power Skill® de gestión del tiempo sabrá:

1.     Cuando hacerlo

2.     Cómo hacerlo

3.     Con qué medios.

 Así el cliente sabrá cuándo recibirá el producto y cuánto le costará.

3. Comunicación y coordinación

El proyecto tiene que tener una comunicación fluida, frecuente y efectiva entre el cliente, el equipo y el gestor.

Deber haber  una retroalimentación constante, resolución de dudas, gestión de expectativas.

El equipo debe estar  alineado,  comprometido, motivado con el proyecto.

Así el cliente estará informado, satisfecho, e involucrado con el proyecto.

 Durante el proyecto, es fundamental establecer una comunicación clara, transparente y bidireccional entre todas las partes interesadas. Para ello, se debe entrenar los Power Skills® de escucha ampliada, y Liderazgo  

4. Gestión de riesgos

Los riesgos son eventos o condiciones inciertas que pueden tener un impacto negativo o positivo en el proyecto. Si no se gestionan adecuadamente, los riesgos pueden provocar retrasos, sobrecostes, cambios de alcance, problemas de calidad o incluso la cancelación del proyecto.

Es necesario realizar una gestión de riesgos entrenando el Power Skill® de la creatividad para mitigar los efectos que puedan producir. Para ello, se debe seguir un proceso que consiste en identificar los riesgos potenciales, analizar su probabilidad y su impacto, evaluar su nivel de prioridad, definir estrategias de respuesta (evitar, reducir, transferir, aceptar o explotar

5. Adaptación a las nuevas tecnologías

El proyecto debe aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías que existen en el mercado, ni se adapta a las tendencias y demandas del sector. El producto se queda obsoleto, desactualizado, ineficiente o incompatible con otros sistemas o plataformas. El proyecto pierde competitividad, innovación y valor añadido.

A los talentos que participan en el proyecto, es necesario entrenarlos en el power Skill® de adaptabilidad para que pueda aprovechar y estar al día de las nuevas tecnologías que pueden aportar beneficios al proyecto, al producto y al cliente. El proyecto debe ser flexible y adaptable a los cambios tecnológicos, y estar dispuesto a incorporar nuevas soluciones que mejoren el producto y satisfagan al cliente.

Es importante que las empresas inviertan en la formación y el desarrollo de las Power Skills® de sus talentos.

Espero que esta nota te inspire a convocarnos para entrenar a los talentos en los Power Skills® necesarios.

 En Impulsando entrenamos las Power Skills® para que una organización aproveche mejor el talento humano y que den lo mejor de sí en modo individual y grupal.

En Impulsando venimos trabajando desde hace años con nuestros clientes, entrenando al talento humano en estas habilidades para que se convirtieran en oportunidades para mejorar los negocios.

 

 

2 visualizaciones0 comentarios
bottom of page